La importancia de hacernos preguntas

//La importancia de hacernos preguntas

A lo largo de mi vida he podido comprobar que hay momentos concretos en los que tenemos la ocasión de dar un gran paso hacia adelante en nuestro crecimiento personal; sin embargo, estamos tan ocupados resolviendo nuestro día a día, que no nos damos cuenta de ello y dejamos pasar oportunidades que quizá nunca vuelvan a presentarse.

Para evitar este olvido, el sabio y yogui Patanjali nos habla de Virama (concepto yóguico que significa, parar, detenerse, retornar al origen). Es una invitación a formularte preguntas como una oportunidad desde donde replantear tu vida y hacerlo con libertad. Pero para hacerlo con libertad, debes ser dueño de ti mismo, pues es la única manera de poder discernir entre el bien y el mal, entre lo conveniente y lo dañino, entre lo que debe quedarse y lo que debes soltar, y todo ello sin que el ego y los prejuicios decidan por ti.

Como practicante de Yoga conozco los beneficios de la práctica de Asanas, Pranayama, y meditación, sin embargo, trato de no descuidar el aspecto filosófico que el Yoga incluye dentro de su enseñanza. Desde hace muchos años, el Yoga forma la columna vertebral de mi vida, y he podido comprobar que hacer la práctica sin olvidar ninguno de sus aspectos, te ayuda a evitar una caída y genera un estabilizador desde el que seguir escalando hasta la cumbre del Yoga, que es alcanzar la cumbre de tu vida. Ahora sé que las cosas no acaban cuando las comprendes, sino cuando las pones en práctica y recoges los resultados de esa experiencia para mejorar tu vida y la de los demás. Por todo lo expuesto, hoy me gustaría hablar sobre la importancia de hacerte preguntas.

Pero antes de hacerte las preguntas y obtener respuestas, es importante que conozcas dónde te posicionas ante las lecciones que te da la vida, y que haces con ese conocimiento adquirido. Como he mencionado antes, el conocimiento se mueve constantemente, y son muchas las ocasiones en las que se acerca a ti. Vamos a suponer que esta reflexión fuese una de esas ocasiones. Ahora la pregunta es:

¿Cuándo la lección aparece, con cuál de estos comportamientos te identificas?

  • ¿Lo ignoras porque no has sentido aún la sed del saber?
  • ¿Lo miras con curiosidad desde la distancia sin atreverte a acercarte?
  • ¿Lo desprecias porque te consideras por encima de él?
  • ¿Te crees autosuficiente y te sientes de vuelta de todo?
  • ¿Unas veces lo utilizas y otras no?
  • ¿Lo tratas como una semilla que guardas en tu interior y la alimentas para que crezca y se convierta en una planta y, más tarde, en un árbol que dé frutos?

Si ya conoces donde te posicionas cuando llega una oportunidad, es el momento de responder las 5 preguntas que te hago a continuación. Trata de contestar con honestidad, valor y coraje, ya que hacerlo de esta manera, podría traer la verdadera transformación en tu vida. A la hora de contestar, no mires tu vida de manera aislada, mírala en conjunto.

Sin duda son muchas las preguntas que te puedes hacer y el modo de hacerlo, pero hoy las que te planteo son:

  • ¿Dónde estoy?
  • ¿Dónde quiero estar o llegar?
  • ¿Para estar allí, qué obstáculos debo superar?
  • ¿Con qué recursos cuento?
  • Y lo más importante. ¿Estoy dispuest@ a hacer el esfuerzo necesario para conseguirlo?

Si la contestación a la 5ª pregunta es qué” No lo tengo claro todavía”, o “siguen pesando más las excusas que las ganas”, podrías estar ya frente a una oportunidad que te permitiría empezar a trabajar con esa resistencia que no te deja verlo claro. Ante este supuesto, pueden surgir dos caminos; un sentimiento de frustración que te haga renunciar a continuar, o que decidas seguir adelante. Si decides renunciar, no lo des por definitivo, busca otro momento más apropiado donde pueda surgir la chispa y puedas reformularte las preguntas. Y si decides seguir adelante y responder estas preguntas, te hago tres sugerencias que te pueden hacer más fácil esta tarea; primero tienes que resolver la distribución de tu tiempo y tu espacio en el día a día. Saber en qué, cómo y dónde inviertes el tiempo es vital para empezar este camino de autodescubrimiento. En segundo lugar, coge un papel en blanco y escribe las preguntas. Y la tercera, sería tener un espacio donde poder sentarte en calma, meditar y contestar las preguntas. Esta es una manera de darle un nuevo significado a tu tiempo, a tu espacio y a tu vida.

Cada día son más los alumnos que conozco que han destinado un pequeño rincón de su casa donde pueden practicar y meditar en silencio. Y he podido comprobar cómo esas personas han ido ganando en coherencia y en calidad de vida. Este lugar sería algo así como un pequeño templo donde te sientes en paz y llega más fácil la inspiración, es un lugar de recogimiento espiritual, es un lugar desde donde puedes ver lo que habitualmente no aprecias.

Cuando meditas, es más fácil encontrar sentido a las situaciones y a las cosas, entiendes la importancia de hacerte preguntas, es más sencillo cuestionarte tu vida, y hace posible que nazcan planteamientos eficaces. Si no es así, si no hay preguntas, no pueden surgir respuestas. Si no hay respuestas, no se pone en marcha el proceso creativo desde donde surge la acción consciente. Es desde ese renacer desde donde puedes desbloquear tu vida, y mejorar aquello que te hayas cuestionado.

Es importante que tengas en cuenta que, si ha surgido una pregunta, es porque en tu foro interno, sientes que ese asunto necesita una actualización. Debes contar con que existe la posibilidad de que de momento no quieras verlo, o de que estés mirando hacia otro lado, pero eso sólo lo sabes tú…

Lo bien cierto es que, si quieres que haya un cambio real, debes enfrentarte con valor y coraje a esa cuestión. Ello te otorgará dignidad y confianza. Quizás, al principio, puede que no mejore sustancialmente ese asunto, pero no te rindas fácilmente. Persiste con amabilidad y seguro que empezarás a percibir cambios que sin duda fortalecerán tu confianza. Tu vida mejorará realmente, y no quedará la mejora como una hipotética idea rondando en tu imaginación.

Desde ese promontorio que te proporcionan las respuestas, puedes ser testigo de la transformación que se va produciendo, o puedes descubrir donde se genera la resistencia y abordarla. Ten en cuenta que darse cuenta de lo que está pasando es en sí un gran paso.

Y para que puedas descubrir las resistencias que te impiden avanzar a buen ritmo, te sugiero que pruebes a hacerte alguna de estas preguntas para ver a donde te llevan y como respondes ante ellas. Recuerda contestarlas con honestidad. Evita vivir fingiendo. En el autoengaño no hay avance, sólo hay dolor y maestría en el arte de aparentar. Las preguntas son:

  • ¿Soy de los que se hunden ante los problemas o me sirven para crecer?
  • ¿Por qué reacciono generalmente cuando ya es tarde?
  • ¿Por qué las respuestas que obtengo son siempre las mismas?
  • ¿Qué aspectos de mi vida sobre atiendo, y cuáles desatiendo?
  • ¿Por qué mi mente se enfoca siempre en el recuerdo doloroso y no en otros?
  • ¿Soy de los que hago o de los que me quejo?
  • ¿Estoy haciendo algo por los demás?

Ya conoces la importancia de hacerte preguntas. Lo que no cabe duda es que para solucionar y resolver las preguntas que nos planteamos, primero hay que sentirse inclinado a reflexionar y amar la indagación. De ahí la importancia que le otorgo a la filosofía, pues me permiten reflexionar y compartir esas ideas en las clases de Yoga. Y lo hago tratando que se despierte en ti el interés por la indagación. Porque tengo claro que todos deseamos libertad y anhelamos alcanzar la plenitud en nuestra vida.

Aun así, a pesar de la importancia que supone replantearte la vida para mejorarla, son pocas las personas que otorgan a esta búsqueda la prioridad que se merece.  Estas ideas son una invitación a la reflexión, ya que, como he comentado antes, esta prioridad es necesaria, pues te ayuda a conocer en qué punto te encuentras de tu vida, y te acerca las posibilidades para enriquecerla, creando consistencia interna para cultivar la perseverancia y que puedas comprometerte a largo plazo para lograr así tus objetivos.

Espero que, tras estas reflexiones, tengas una buena actitud que favorezca la comunicación sincera, el valor para hacerte la pregunta, la inteligencia para encontrar la respuesta, la fuerza de voluntad para seguir adelante en la indagación, y el coraje para llevar a cabo los cambios necesarios que reclame tu vida.

¡No dejes que tu vida sea un sueño, hazla realidad!

Hari Om!!!

Vicente M. S. GuruVir.

2018-04-10T22:09:17+00:0010 abril 2018|Reflexiones|Sin comentarios

Deja tu comentario