Los cambios en la rutina diaria durante esta época del año hacen que descuidemos nuestra alimentación pasando a ser más desordenada y caprichosa. El cambio de estación no debe suponer perder los buenos hábitos, el verano nos brinda la oportunidad de introducir nuevos alimentos, aprovechar la bondad de la naturaleza que nos abastece de abundantes frutas y verduras refrescantes con más contenido de agua, con una energía expansiva que favorecen el equilibrio de nuestro organismo.

¿Qué cambios deberíamos realizar en nuestra alimentación en verano?

Con la llegada del verano debemos mantener una alimentación variada, rica en nutrientes que nos refuercen y nos aporten vitalidad. El método de cocción influye en la energía del alimento, en verano la energía predominante es el fuego al que pertenece el corazón e intestino delgado. En esta época del año optaremos por cocciones más cortas, alimentos menos densos, más ligeros en preparaciones sencillas. Tomaremos legumbres en forma de ensalada, patés, humus… la gran variedad de frutas y verduras nos permite la preparación de zumos frescos, sopas frías… toda una delicia para nuestros sentidos, los germinados, las algas, semillas y los cereales más refrescantes como la quínoa, el maíz, el cuscús, las lentejas… darán ese toque exótico y diferente a tus ensaladas.

¿Cómo puede ayudarte el yoga a seguir una alimentación pura?

Cuando perdemos el centro, confundimos nuestra prioridad con la prioridad de otros, caminamos sin un rumbo claro, sin centro ni determinación descuidando lo que comemos. De este modo, lo que hacemos es empobrecer nuestro organismo y es esa debilidad la que nos invita a seguir nutriéndonos de aquello que nos destruye.

La práctica continuada del yoga junto con la meditación te aportan la posibilidad de conocerte un poco más cada día, te enseña a quererte tal cual eres, descubrir tus necesidades físicas, emocionales y energéticas. El yoga es mucho más que un conjunto de posturas o asanas, tiene como meta disciplinar el cuerpo y la mente, es una filosofía milenaria, un estilo de vida, un modo de sentir, mirar, observar, reaccionar, entender… y entenderte desde otra perspectiva.

Si estamos atentos a lo que sentimos nos daremos cuenta que es realmente lo que necesitamos, el cuerpo es sabio y rápido. No hay dos cuerpos iguales, somos únicos y exclusivos, cada uno de nosotros tiene una energía. Así que si queremos equilibrar todas las áreas de nuestra vida para que nuestro sistema fluya, elevar la frecuencia, expandir la conciencia, la escucha es siempre la clave, lo que te va a permitir aprender a nutrir tu naturaleza generando equilibrio en tus emociones, claridad en tu mente para encontrarte con tu verdadera esencia, con quien en realidad eres y poder disfrutar de todo tu potencial generando esa energía vital que necesitas para materializar tus sueños.

Beatriz Marí – Profesora de Yoga y Coach de Nutrición